Habla Sofia Narvaez y su Via Crucis con el Kiken Sei Fest

¡Comparte con tus amigos!

kk

Muchos no conocen lo que ha pasado con el Kiken Sei Fest que se tenia programado para este fin de se mana en Perú. ¿quien? ¿Cuando? ¿Como? ¿Donde? ¿Por que? Ya habíamos hablado del Kiken hace meses atrás cuando una cosplayer venezolana quedo varada en el aeropuerto de Panama y que los organizadores del Kiken curiosamente salieron intactos de este lio, cosa que no ha sido el único ya que varios cosplayers han sido estafados por este grupo y que le dejamos a continuación el comunicado de la srita SofíaNarvaez bien conocida como Hakirome Remindorf sobre este vía crucis que tuvo que pasar con estos organizadores:

Comunidad Cosplayer Internacional. Phaedra Lucens·Miércoles, 31 de agosto de 2016 Favor compartir y esparcir esta información de manera inmediata. A través del presente comunicado hago pública mi opinión y mi experiencia personal para el público venezolano e internacional con el Kiken Sei Fest y su concurso el Royal Fest Internacional. Quien se dirige a ustedes es Hakirome Remindorf; Monarca 2013, Jueza 2014, Monarca Internacional 2015 y Embajadora Cosplayer en Panamá en Representación de Venezuela, respectivamente de esta Organización.

Hace un año gané una Copa, la cual al día de hoy aun no recibo, en un evento lleno de problemas en Maracaibo, estado Zulia. Durante el mismo me vi envuelta en una ola de rumores en mi contra que han sido tomados por ciertos por todo el fandom venezolano. Pedí a los responsables del evento, DUVAL GAMEZ Y GOVINDA ROJAS, que desmintieran eso a través de algún comunicado público, pero hicieron caso omiso.

Para 2015 se me prometió un viaje con todos los gastos pagos a Argentina para la final de los Monarcas de Diciembre. Me prometieron un patrocinio que me debían desde 2013, año en que no me cancelaron el premio en metálico que gané en su concurso. Fui testigo de cómo se acusaba a los Monarcas Argentinos de malcriadez y rebeldías por lo que me pidieron que dimitiera de la plaza en Argentina, para “llevarme a otra de sus ediciones en Panamá.” Acepté y eso repercutió en que fui acusada de haber sido favorecida por la organización por nepotismo y de pagar para ganar el concurso. También se me señaló de una estafa por una cifra exorbitante de 30 mil dólares en insumos de cosplay, una cifra de dinero que jamás he manejado.

Aun confiando, contra mi buen juicio, viajé a Panamá. Aunque en efecto me llevaron al país allí fui victima de la desorganización de Duval y Govinda, además de una tercera persona cuyo nombre hoy está vinculado con lo ocurrido en Perú, JUAN HERNANDEZ, impuesto por ellos como ‘Asistente’ quien se desentendió completamente de mí al emprender el viaje a Panamá. En Cucuta nos hicieron hospedarnos en un hotel de mala muerte, sin agua potable o seguridad. Nos depositaron los viáticos a destiempo y tuvimos que pedir para la cena, bajo la promesa de pagar al otro día. Nos dieron 500$ de viáticos el día después, que asumí serian para los pagos de mi estadía en Colombia/Panamá por 9 días ida y vuelta. Para mi sorpresa se me pidió devolver el dinero al llegar, pues alegaron que solo no los dieron para que no nos deportaran como ocurrió con otros monarcas a quienes no les ofrecieron ni explicaciones ni disculpas públicas.

Ante esta situación pedí 200$ en calidad de préstamo para poder mantenerme durante mi estadía, pese a que debía estar pagada por ellos de acuerdo al compromiso adquirido. Esperaba llegar a un hotel y para mi sorpresa el hospedaje ofrecido fue una habitación junto a 4 personas más. Durante la convención no tuve ni equipo de soporte, asistente, escenografía ni nada más, con la presión de que diera una gran presentación para “no dejar a Venezuela en un puesto mediocre.” Pese a eso obtuve el 4to lugar y en medio de la despedida un representante de otro país al pedirme una foto me besó de manera desagradable y forzada, Con tal acto sólo fui humillada abiertamente mientras todos los presentes celebraban con risas, siendo yo la única representante femenina en ese lugar; lo peor es que entre los presentes que se burlaban, estaban los organizadores del evento.

La única ayuda que recibí en ese evento me la prestó el presentador del Sugoii Fest, Pepe Recuero, quien me ofreció su ayuda, considerando que ni siquiera me aseguraron el almuerzo en el Kiken Sei Fest. Fui abandonada en ATLAPA CENTER a altas horas de la noche, pues los organizadores se fueron sin mí, llevándose mi equipaje (que rompieron), con todos mis documentos, dinero y teléfono. En el proceso por poco termino deportada, pues un oficial nos detuvo y yo iba indocumentada. El resto de mi estadía post evento fue insoportable al ser testigo de las peleas internas de los miembros de aquella casa, así como comportamientos lascivos entre los organizadores, y comentarios abusivos y ofensivos contra otros cosplayers a quienes se referían casi como mercancía. También hicieron comentarios extremadamente vulgares en mi presencia sobre una persona de alta estima para mí, a quien le dejé en conocimiento inmediato de la situación y me desestimó, así como de una segunda persona, que sentenció mi comportamiento era exagerado y fuera de lugar.

Luego me enteré por medio del staff del Sugoii Fest que de hecho si tenía una habitación de hotel, estaba invitada a almuerzos, ensayos y paseos, cosa que nunca se me informó. No pude compartir con otros monarcas pues DUVAL GAMEZ en una conversación que el Staff me mostró dijo que yo no iba a ir a ningún sitio sin JUAN HERNANDEZ quien no me dio ninguna colaboración en el evento. Entendí que solo quisieron abaratar costos de mi estadía para no pagar mis viáticos.

Ni siquiera se molestaron en llevarnos al Aeropuerto, o llamar a un taxi, pues a nadie le importaba como nos íbamos. Fue un miembro del Staff del Sugoii Fest quien nos hizo el favor de llevarnos corriendo al aeropuerto en donde casi perdimos el vuelo, porque al despedirse de mí esta persona del Sugoii, por teléfono, notó con preocupación que no habíamos ni salido de casa, mientras el Team Kiken jugaba League of Legends o estaban “muy cansados para llevarnos” como aseguró GOVINDA ROJAS.

Al llegar a Cúcuta debí pagar la noche de hotel en pesos de mi bolsillo, así como taxis, pues nos devolvieron con solo 100$ a Venezuela y a la 1:00 de la mañana nadie nos iba a cambiar la divisa. Nunca manejé más dinero que el que pedí prestado, el dinero solo fue manejado por el “asistente”.

Decidí dejar el asunto muerto y cortar comunicación con toda esta organización por la experiencia tan espantosa. Semanas después fui invitada sorpresa de un evento venezolano, y otra de las invitadas del mismo evento me sometió al escarnio público en las redes. Me vi involucrada de manera deplorable, negativa y ofensiva por esta, alegando que había quebrantado la reputación de otras personas en donde se incluía ella misma y otras personas que tenía en alta estima. Personas que colaboraron en someterme al escarnio público junto a JUAN HERNANDEZ, DUVAL FICHERAL GAMEZ Y GOVINDA ROJAS en calidad de empresa. Se atentó cruelmente contra mi moral, alegando acoso sexual a otros invitados, que recurrí a insinuaciones lascivas, favores sexuales que supuestamente ofrecí a miembros del Staff del Sugoii Fest, así como ofensas hacia mi imagen física.

En un estado en las redes sociales se ofendió hasta a mi madre, se expusieron mis datos personales e información que siquiera quise terminar de leer y me fue proporcionada por un miembro del Sugoii Fest muy preocupados e indignados. Se me acusó de haber robado 200$ que eran mis viáticos por derecho, de los cuales pague con mucho sacrificio 95$ y aún conservo recibo de soporte y decidí no cancelar más, debido al atropello.

Recibí decenas de amenazas en mis redes sociales, intentos de extorsión anonimos, llamadas, a las 3 am en donde me amenazaban verbalmente de agresión física. También fui amenazada de agresiones a mi abuela, una octogenaria que vive conmigo, en las cuales me indicaban muy claramente sus horarios de salida de mi domicilio, expresamente escrito, y de la misma manera recibi rotundas negativas de todos y cada uno de los colegas a los que pedí ayuda, nacional e internacionalmente entre amigos, monarcas y allegados, fueron pocos los que tendieron su mano amiga, que hoy agradezco.

Recibí también sobres con información enfermiza a mi domicilio, alusivas a la situación insostenible desatada por estas personas en Facebook, que me provocaron reiterados estados de ansiedad, e incomodidad, invitándome anonimamente en distintos medios, a suicidarme. No pude frecuentar centros comerciales o zonas de mi ciudad por más de tres meses sin que, colegas a quienes estimé y no hice ningún daño pasaran de mí como si no me conocieran, o extraños emitieran insultos hacia mí. Las autoridades fueron claras conmigo; pues como eran anónimos y personas de otros países quienes se ensañaron conmigo, no podían hacer nada ante delitos de índole informático, por lo que abandoné mi afición como cosplayer ya que sentí ya que sentí de muchas maneras, que mi integridad física estaba absolutamente vulnerada por personas que me hubieren estado amenazando durante meses mediante anonimos.

Hoy, casi un año y medio después veo con ojos de indiferencia el deplorable escándalo del que están siendo objeto estos, quienes son de dudosa solvencia moral, e hicieron que viviera un infierno en redes para que no contara de sus irregularidades. De más queda decir que no siento pena alguna, ni remordimientos de ninguna clase, ya que lo advertí muchas veces, a quienes eran allegados a mí, y lo que hicieron fue someterme al escarnio público y manchar mí nombre para hacer leña del árbol caído.

…Hoy, casi un año después pongo en tela de juicios todos los comentarios, argumentos y acusaciones de los que se me señalaron después de haber colaborado en este evento, haberlo promocionado, apoyado y prestado mi imagen a este sin remuneración alguna y pido que juzguen ustedes con honestidad quien vulneró la moral de quien; si yo, como Cosplayer, o ellos como Organización hacia mí, incluso como persona, puesto que nunca falté a las obligaciones que comprendía ser una representante, trayendole mas de 3 premios a mi división en sus entregas y teniendo un comportamiento acorde en todos y cada uno de sus eventos.

Un profesional con ética, rechaza por completo tratos con organizaciones que desde cuentas corporativas, que promueven el cyber bullying y denigran a quienes prestaron sus servicios de manera pública y notoria, y eso es una clara falta de valores aquí y en cualquier negocio respetable. Un cosplayer con profesionalismo rechaza por completo trabajar con entes organizativos que fomentan la burla a la identidad y preferencia sexual, color de piel, forma o figura de otra persona, y hoy, un año después, no puedo entender cómo es que no ven, que lo sucedido ha sido en gran parte culpa de muchos venezolanos que por apoyar a este evento, formaron parte de estos escándalos pensando que nunca iban a ser embaucados en el momento en que el Kiken Sei Fest dejara de encontrarlos útiles.

Personalmente señalo a las personas que he nombrado en esta ocasión como personas insensatas, sin escrúpulos algunos; estafadores de bajo calibre, irresponsables, personas inmorales, poco profesionales, en las que jamás se debe confiar. Les califico como personas deshonestas, manipuladoras y sinvergüenzas, y no recomiendo a nadie, nunca llevar a cabo ningún tipo de acuerdo con éstos.

Lamento profundamente que la participación Europea haya sido tan vilmente engañada por una organización tan estafadora y caradura. Ninguno de los invitados merecía este trato, pero estoy sumamente complacida de que no llegaran a salir ni de los aeropuertos, para que no pasasen ni el 10% del trago amargo que pasé yo al salir de mi país para después terminar desprestigiada por terceros. Felicito al equipo europeo por ser muestra de los valores con los que deberían trabajar los cosplayers en situaciones como estas, y exhorto su coraje y profesionalismo, que debería hacer eco y ser una lección en nuestro país.

Invito con la educación y respeto que nunca recibí a quienes formaron parte activa del abuso, humillación y atropello el año pasado contra mí, junto al staff del Evento, y que de alguna manera se vieron afectados por el trato que les dio esta organización, a que tomen esta situación con dignidad y no hagan un espectáculo tan deplorable y poca credibilidad dándose golpes de pecho, o pidan el apoyo o el respeto que nunca brindaron. La fanaticada nunca olvida y es especialmente severa con las muestras públicas de reyertas y escándalos. Esta les recuerda que sus opiniones quedan allí para siempre y son sus fans quienes mejor los conocen, para bien o para mal.

Errar es una caracteristica humana por excelencia y en su momento admití mi parte de culpabilidad por rodearme de gente tan poco profesional y aceptar directrices con ignorancia de personas que creí superiores a mí en lo que a eventos internacionales y competencias se refiere, o tomar miscelánes decisiones y actitudes erróneas. Así como también por haber guardado silencio permitiéndoles continuar con esa fachada de evento que atropelló en su ultima edición a más de 30 personas. Sin contar las que en estos 5 años han pasado por el mismo destino y que seguramente han sido responsabilizados en lugar de ellos, se desligan de las culpas unos de otros o que culpan a algún inversor fantasma sin asumir la responsabilidad de sus actos. No se dejen engañar, pues Kiken Sei Fest no piensa que el público es estúpido; sino que están realmente seguros de ello.

Esta situación les servirá para prevenir otros fraudes y ataques, cambiar percepciones de la manera en la que realizan su trabajo, la manera en la que tratan a otros y como manejan la información que desconocen. Todo este problema servirá como un gran escarmiento nacional, porque fueron Venezolanos los que auspiciaron este escándalo y ha sido la comunidad latina la que se ha llevado la peor parte. Por culpa de 3 personas, tenemos una mancha enorme ante Europa.

Que sea la ética, por encima del provecho, el estandarte de sus trabajos, pues ‘Hay que ser el ejemplo que queremos ver en los demás’. A cada viejo y a cada nuevo cosplayer, organizador, evento, y figura publica que en este medio tan despiadado se desenvuelve, no me resta mas que recordarles que es mejor ser reconocido, por sus trabajos, que por el despotismo con el que tratan a sus colegas.

Hakirome Remindorf. — Sofia Narvaez — l