VENEZUELA: Otaku molesto exige al Osecon que le devuelva el dinero porque no hizo amistad con nadie

¡Comparte con tus amigos!

10441434_10152619063001682_3651073635235402826_n  Desde nuestro buzón de mensajes, ha llegado un denuncia muy delicada por parte de un jovencito con el nombre de Carlos Gutierrez de 38 años de edad, oriundo de Venezuela, donde después de leer un comunicado emitido por el staff de la convención del Shin Osecon donde anuncia que su evento esta “hecho para el disfrute del publico, para que fans con las mismas aficiones, se conozcan y hagan nuevas amistades”, busca denunciar por nuestro medio los atropellos que recibió por parte del staff de dicha convención.

Según el otaku al pagar 300 Bolívares (la conversión no la se, no sean perezosos) fue con la intención de conocer nuevas amistades (nótese la palabra NUEVAS) pero se fijó que la convención se encontraba prácticamente vacía y sin pizca de vida inteligente en el recinto y stands mas costosos de lo normal con productos traídos del bosque de la China (que por cierto, me conseguí una china bien chula en la Mole, pero eso es otra historia).

El joven Carlos Gutierrez se dirigió a exigir la devolución de su dinero porque le era mas productivo comprar mas chapas para la mochila que estar en un lugar desértico donde la comida japonesa parecía que lo hubieran hecho con aguas de mopa, pero sus exigencias no fueron escuchadas. Por ultimo escribió directamente en la pagina oficial de Facebook de la convención donde fue gentilmente contestado por la cabeza de la organización, el Señor Edgardo que es conocido por el seudónimo de Ken Masters de la siguiente forma

“Callate racista!”

Y de inmediato fue bloqueado de la pagina. El otaku agredido tanto verbal como emocionalmente (porque no conoció a ninguna cosplayer chula para jamonear) exige el retorno de su dinero mas la indemización por 5000 mil Bolívares en chapas, películas anime piratas y muñecos chinos de los Hatsume Miku y Shingeki no Kyojin, como la presentación de alguna cosplayer que sea linda y no tenga novio ni bandada de buitres carroñeros.